25 nov. 2013

American Music Awards 2013. La Alfombra Roja

Uno de los pasatiempos más apreciados de este tipo de premios es criticar los modelitos de las peor vestidas y alabar a aquellas que logran salir airosas de ese postureo previo a la música.

En el apartado ‘de verdad quiero brillar’ este año encontramos a la bellísima Ariana Grande con un Dolce & Gabanna que recuerda vívidamente al vestido de Jessica Rabbit. Un absoluto acierto hasta que llegó el momento desastre en que tuvimos que verla andar con él.







Por su parte Taylor Swift decidió abandonar el estilo Hollywood que tanto le favorece para lucir un vestido firmado por Julien MacDonald que recordaba a las patinadoras sobre hielo por lo exageradísimo del dorado y esa tela rollo ‘mejor prevenir que curar’ que cubría el escote de la cantante ‘por si acaso’.
Por mucho que el look estuviese acertado en todos los sentidos gracias a los complementos y el peinado, resaltaba una delgadez extrema que queda muy estilosa con otro tipo de vestidos, pero que termina transmitiendo penita en ocasiones como esta.

No todas las artistas fueron tan atrevidas en cuanto a la paleta de color. Christina Aguilera, cuyo busto dejaba tanto que desear como el de Taylor pero en sentido contrario, elegía un vestido de Maria Lucia Hohan en blanco. Este mismo tono fue el elegido por Miley Cyrus, que decidió guardarse la controversia para luego con un traje de chaqueta de Versace.


De negro noche decidieron asistir Naya Rivera y Heidi Klum. La protagonista de ‘Glee’, acertó absolutamente apostando por un estilo glam y sacando partido a sus encantos, a la vez que paseaba su lado más sexy gracias a este Michael Kors. Heidi, que suele estar siempre muy acertada apareció con un Marchesa que no acababa de sentarle bien.


También lucieron el color de la sobriedad y elegancia, Katy Perry con un vestido de Oscar de la Renta de lunares y flores, todo junto, así de repente, y Kesha con un Michael Costello bastante acertado si tenemos en cuenta el estilo que suele lucir la cantante.


Rihanna pasó de la alfombra roja, para acomodarse en la butaca con un top mínimo y una falda transparente hasta los pies. No podemos decir que no le favoreciera. Lo peor ese pelo pegado al cuero cabelludo que en el momento de su actuación decidió llenar de horquillas como si estuviese en el salón de su casa.

Finalmente Lady Gaga muy discretita para lo que es ella con un Versace color lavanda, decidió dar la nota con un extravagante complemento. Apareció en la alfombra roja subida en un caballo blanco.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario