14 feb. 2011

Con regustillo hollywoodiense... quien lo diría!!

No se por donde empezar. He estado a puntito de realizar un seguimiento cronológico de la gala de los Goya, lo cual solo hago con esa que me va a tener una noche en vela el 27 de este mes, vamos que es un cumplido.

Comenzaré por la alfombra roja, que parece una menudencia… pero no. Eso de la alfombra verde, y mira que el verde es mi color, era mortal.
El entorno también hace mucho. Un teatro le da glamour al asunto y si ya es el Real… con esas tomas aéreas, esos focos que se veían desde mi casa…
Una bienvenida que invitaba a imaginar una gala agradable a la vista.

La introducción ya lanzaba las expectativas por los aires. Ese montaje con imágenes de pelis de ahora y de siempre, acompañando en su fallecimiento a Andreu.
Grandísimo. Casi me da algo al ver a Pe tratando de deshacerse de un muerto en el cuarto de la limpieza del hospi.

Con esto a mí ya me tenían pegadísima a la silla sin ninguna gana de cambiar de canal, algo que no me ha pasado ningún año. Que presente Buenafuente ayuda, porque me hace gracia este señor. Sus coñas sobre el posible enamoramiento Alex de la Iglesia-Sinde y la falta de presupuesto para el vestuario en “Habitación en Roma”, es cierto que me resultaban ciertamente facilonas, pero funcionaron.

Además tiene capacidad de improvisación. Esa cualidad de la que la mayoría desearían no tener que tirar, pero que viene muy bien sin un espontáneo, barretina en mano, se cuela para tocar las pelotitas. Esa capacidad te permite soltar “como catalán me avergüenzo de este imbecil”. Y digo yo, que este personaje si tiene puesto hasta el nombre ya, vamos que se le conoce ampliamente ¿Cómo es posible que se siga colando en los sitios? Más bien, ¿Cómo es posible que llegue hasta el escenario?...

Ains pobrecitos los de las notitas. Me refiero a los organizadores de los Goya. Si, esos que una semana antes de esta magnifica gala se han pegado un atracón de ediciones pasadas de los Oscar palomitas en mano a ver si cazaban alguna idea, y ya lo creo que cazaron… y digo pobrecitos porque todo para que luego salte uno al escenario y nos haga pensar: “Señores, esto es España.”; o para que oigamos el pitidito de los 200 sms de felicitación por un premio en rigurosísimo directo y pensemos: “Spain is different”, pos eso.

Con lo bien que lo llevábamos. Estábamos cumpliendo con todita la estructura de la gala americana. Que si la recuperación de los momentos estelares, que si cuatro actrices para el premio a mejor actor y viceversa con las parrafadas incluidas, que si muñequitos para animación, que si los videos presentación de las pelis nominadas, estos si con toque humorístico made in spanish… TODO, hasta en el decorado del escenario se percibían las reminiscencias. Yo no seré una experta en los Goya, sólo se que me han resultado insoportables hasta ahora; pero me he pasado años viendo los Oscar en directo y el asunto no es que nos hayamos preparado el examen de pe a pa, es que hemos aprendido a copiar mejor. Pero eh, algo es algo.

Magníficos los gentleman cantarines con un Luis Tosar “engoyadísimo” muy bien acompañado por un puñao’ de actores estupendos y unas niñas un tanto sosas. Vamos que si me preguntáis hubiese sido mejor quedarse con los caballeros únicamente, pero en fin, genial, genial.

Eso si, estos que se vieron la Gala de la estatuilla dorada a ver si hacían algo, podían haberse quedado con una de las cosas más útiles: los micros que si te pasas se piran. Así de clarito. Porque menudo tostón de agradecimientos. Eternisimos algunos, terriblemente hirientes otros, en lo que a los tímpanos se refiere con tanto cántico desafinado, angustiosísimos otros (hubo una ganadora que casi se ahora en directo y otra en su propio llanto lo cual le nublo tanto la vista como para decir buenos días a las 12 de la madrugada…), en fin un suplicio que provocó que le encargaran al conductor el honor de tratar de transmitir un “abreviando que es gerundio”.

Al hilo de la chiquita de las lágrimas descontroladas un apunte: lo que nos encanta dar Goyas a niños. Eso si que es ibérico.

Llegamos al discurso del ya ex presidente ¿no? Porque se ha pasado ya la super gala del 25 aniversario y hasta ahí alcanzaba su presidencia… En fin. Vimos a un Alex sorprendentemente más conciliador que evasivo. Firme. Realista. Con perlitas de la talla de: “Internet es el presente”, “Debemos aportar un nuevo modelo de negocio” o “Internet es la salvación de nuestro cine”. Cartelito de “aplause” parpadeando. Mi humilde opinión: Un puñado de verdades. Palabras muy sabias las del dire de “Balada triste de trompeta”, la que puede ser considerada la gran perdedora de la noche frente a “Pa Negre(a)”.

Esta última película que he mencionado “Pa negre”, es la culpable de que los Goya de este año hayan sido más previsibles que cualquier otra cosa. Perezón me da a mi lo de ver esta peli eh? Por qué? Porque es un dramon fijo. Ahí seguimos metiendo la pata un poquillo eh? Debería reconocerse el poder de llenar salas, de hacer que la gente acuda a los cines, de hacer caja vamos. Más que nada porque en nuestro país eso no es que tenga merito, es que en el último año ha sido tarea digna de Tom Cruise, por aquello de la misión requetechunga.

¿No habría sido bonito ver como 3MSC se lleva el premio al mejor guión adaptado? Vamos por eso de que es de las pocas que ha recaudado algo… Ah y porque no esta nada mal, el guión digo, bueno, más bien lo dije en este blog. Pero vamos, lo de siempre, prejuicios ante pelis para un público joven, ante historias de amor, ante comedias…
Lo de siempre, que mola más dar los premios a los dramas. Que tu llegas hoy al curro y dices que “Pa negre” te gustó y no te miran lo mismo que si lo dices de la de Mario Casas.

Ya me centro. Que la gala ha sido entretenidilla. Que esta cogiendo otro tonito, aunque solo sea por imitación. Que se agradece. Pero con un montón de “peros”. Un ejemplito final. Yo soy organizadora de la gala y Santiago Segura no presenta ni aunque sea el ultimo actor/director español sobre la faz de la tierra. No le bastó con autopromocionarse con la camisetita de su versión animada, lo cual habría quedado hasta gracioso… no, lo tuvo que soltar de palabrita.

En fin, que yo creo que es de los primeros años que me la he visto entera, algo habrán hecho bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario