22 dic. 2010

3 Metros Sobre el Cielo: El 50% de una historia es como se cuenta



Calificación:
El estilo de la obra madre, la verdad, no me gustó nada. Sinceramente me pareció una novela cuya narrativa deja bastante que desear. La manera de plantear los acontecimientos, las aristas del carácter de cada personaje, más o menos pulidas, en definitiva, la sutileza a la hora de contar una historia, la forma en que fluye, es algo que afecta mucho a la hora de sentirla. No te llega igual.

Pocas veces he considerado una película mejor que la novela en que se basa, o al menos, tan descaradamente mejor. Me encuentro ante un caso que me sorprende.

He disfrutado muchísimo en el cine. Ya se me dibujó una sonrisa en el momento en que vi el aforo de la sala.

Que estupendo!” pensé, “¡Este lleno por una película española!”. 

La verdad es que no me pilló por sorpresa. 3MSC esta siendo un fenómeno de masas, lo que viene a decir que es prácticamente imposible que exista persona que no se haya enterado de nada.
Que si esta rompiendo en taquilla, que si “quiero estar contigo cariño a 3MSC”…
La pintadita inundó las calles de Italia, cualquier día vemos las ciudades españolas decoradas con el consabido graffiti.

Dos amigas, las palomitas y yo, nos dispusimos a ver “una romántica” como gozamos de hacer de vez en cuando, una tarde de chicas.


Esta vez ha sido diferente. Parecía que hubiesen puesto a tope el transmisor de sentimientos porque llegaba y tocaba el patio de butacas como nunca.

“Esto no existe” comentaba una espectadora entre suspiros de anhelo.
Se refería a la historia de amor, su amiga pensaba en otra cosa cuando contestó: “Ya te digo que no! Si hubiese alguno como ese, me lo pedía para reyes”.

Bufidos y resoplidos de incredulidad en el momento más romántico, en el punto álgido, de “venga hombre eso es irreal” un poquito desde la envidia y el resquemor, pero ya digo, todos emocionados; risas, llantos…




Yo la primera, que tiendo a la hipersensibilidad, y cuando andaban aún de chapuzón, yo ya estaba con la lagrimilla.

“Parece una película americana”, se escuchaba a la salida. La calidad es muy buena, cosa de lo que me alegro sinceramente, y los diálogos ayudan. Son toquecitos que dan credibilidad, afianzan y hacen que te encariñes con cada uno de los personajes, incluido algún antagonista.

Mario Casas esta estupendo… en su interpretación digo XD, “de Goya”, decían por allí, eso no lo se, pero mientras leía reprochaba la violencia del personaje sin beneficio de duda. “Nada, es un matón y punto”, no me acababan a mi de llegar sus traumas. H me ha hecho comprender hasta casi justificar sus accesos violentos como en ningún momento hizo Step, el cual me parecía un cromañon difícil de justificar, sobretodo por Baby.

Esa es una de las cosas que no me han gustado, que a la prota, Maria Valverde, la llamasen Babi, babi del que se lleva al cole… suena fatal. Un detalle, como que la señorita pida una copa en una discoteca y se aleje sin pagarla y sin beberse más que un sorbo… pues eso detallitos.



Mucho más importante es el papel de la banda sonora. Destripo un poquito al mencionarlo, pero es que el momento del “Forever Young” me encantó.

El color en ciertos momentos, en según que puestas de sol, los personajes tan convincentes, el montaje de ciertas secuencias, como los diálogos; ya digo, es lo que atrae a la gente del cine. No es sólo la historia, si algo no se cuenta bien no hay nada que hacer. Eso si, la taquilla nacional esta de enhorabuena porque es un film accesible y bastante bien narrado.

Berta F. Del Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario