26 feb. 2012

Oscars 2012: Nominadas a mejor película.

De chuchos monísimos y galanes de antaño, al problema del racismo y el baseball estratégico,  pasando por un delicioso Paris atemporal, dos familias problemáticas, cada una a su manera, un caballo milagroso y dos jovencitos intrépidos y aventureros… He aquí unas breves conclusiones tras la semana de maratón que me he marcado… ole yo!

The Artist (Director: Michel Hazanavicius): La favorita y en mi opinión totalmente sobrevalorada... Tiene mérito que siendo una película muda llene los cines, pero por ello también tenemos que reconocerle que sea entretenida? Es decir, que lo sea “a pesar” del sin sonido y el blanco y negro? Es un oportuno homenaje a grandes películas del cine clásico… tanto en las escenas, como en el argumento nos recuerda a “Cantando bajo la lluvia” “Ciudadano Kane” o “El crepúsculo de los dioses". Eso si, es toda ella un recordatorio de lo muchísimo que se puede plasmar con una imagen. 

The Help (Tate Taylor): Absolutamente maravillosa. Algunos dicen que el tema esta un poco manido, seguro que son los mismos que consideran que la francesa “The Artist” es “super” original… Logra transmitir el problema de la segregación racial mediante historias transparentes salpicadas de escenas de lo más sutiles. El elenco es de diez y su protagonista Viola Davis seria una más que digna ganadora de la estatuilla. 

The Tree of Life (Terrence Malick): La más bizarra de entre las 
candidatas a lograr la codiciada estatuilla. Es una amalgama de imágenes sobre la naturaleza, alternadas con la historia de una familia cuyo estricto progenitor es Brad Pitt. Lo absolutamente opuesto a aquello que podríamos llamar cine comercial, te va dando las piezas de un puzzle que parece incompleto al ritmo de música clásica. Según me comentan es para paladares exquisitos… Para mi los primeros 20 minutos fueron como un powerpoint cansino, luego acabé entendiendo que es un tipo de arte al que no estoy acostumbrada. Absolutamente diferente, eso si. 


Midnight in Paris (Woody Allen): Deliciosa historia como sólo Allen sabe narrar. Es un paseo por los rincones de Paris más distantes en el tiempo. El protagonista es un escritor que, en medio de una crisis creativa, encuentra la perfecta inspiración de mano de sus ídolos de siempre. Perfectamente ensamblada a través de excitantes saltos en el tiempo, resueltos de la manera más sutil y fluida, y con una moraleja impecable, es un puro disfrute. Si bien es cierto que la ciudad acompaña, ese paseo por un puñado de personajes históricos y su banda sonora son lo realmente divertido. 

Moneyball (Bennet Miller): “le ha conseguido su nominación a Brad Pitt” este es el apunte más escuchado en torno a esta historia de estrategia en torno a uno de los deportes mayoritarios de Estados Unidos: el baseball. Personalmente los deportes me despiertan interés cero, ahora entenderéis que mi valoración de la película sea tan positiva. Me gustó, me mantuvo expectante y con los dedos cruzados, (ya se sabe que las nominadas suelen acabar mal) y terminó enamorándome con su filosofía: si crees en algo sigue intentándolo, aunque al principio no funcione y nadie crea en ti, ni tenga fe, tu persiste hasta el final! 

War Horse (Steven Spielberg): inexplicable nominación para mí, por mucho que sea de Spielberg. Una película entretenida sin más, que no profundiza en la vida de ningún personaje y tan sólo se centra en las aventuras de un caballo milagroso… Tira del sentimentalismo básico por el vinculo entre jinete y animal y no narra nada más alrededor, ni sobre la guerra, mero escenario de la película, ni sobre ninguno de los dueños temporales de la montura. 

The Descendants (Alexander Payne): Otra pobre que palidece bajo los piropos arrojados
a su prota George Clooney, que esta magnífico, eso no lo niego... Pero la película no es menos! Tiene ese ritmo delicioso de una sesión de cine tranquila. con preciosos paisajes y una historia sobre como ser una familia cuando falta una de las piezas. Sin artificio, pero sutil y acertada. Hace disfrutar y tiene sus momentos tragicómicos… de cómo un final puede ser un principio y de cómo unidos las cosas se afrontan de otra manera. 

Hugo (Martin Scorsese): Un homenaje al cine desde el corazón de un hombre que lo ama incondicionalmente. No se puede decir otra cosa de este maravilloso cuento que nos recuerda que las películas son para soñar. Ha sido acusada de sentimentaloide… Es normal dejarse llevar algo si estas narrando una historia de amor que dura ya toda una vida. Excepcional viaje por el séptimo arte de la mano de un jovencito intrépido, a través de las entrañas de una estación de tren. Se merece cada una de las 16 nominaciones que tiene. 

Extremely Loud and Incredibly Close (Stephen Daldry): Todos los años que he hecho la locura de tragarme en un maratón las nominadas, siempre me ha pasado lo mismo. Unas me emocionaban más, menos, me parecían buenas por un motivo o por otro, pero siempre había una que significaba más. Este año la especial es sin duda esta historia que narra de una manera extraordinaria y singular lo que es la pérdida y la añoranza. Acompañar a Oscar en su arduo viaje en busca de las respuestas tras una llave sin su cerradura, es un absoluto privilegio. 

2 comentarios: