26 mar. 2012

Being Human. Sobrenaturalmente humanos.

En el mundo de la ficción televisiva y en el del cine, como en el caso de tantos otros, la actualidad pesa. Quizá para los ocios audiovisuales, pese desde el prisma de compartir el entusiasmo con el resto de seguidores del evento del momento.

Hoy te sugiero una nueva forma de disfrutar de las pelis o las series. Explora por ahí la parrilla de la cadena que más rabia te de, o decide por fin hoy seguir la recomendación de aquel amigo y en vez de lanzarte a ver la ficción de moda, esa que todo el mundo comenta, descubre una que aunque lleve ahí un tiempo, sea nueva para ti.

Es una experiencia genial. Por varios motivos. El principal si es el caso de una serie, es que puedes engancharte a alguna con varias temporadas y tener un maratón por delante… horas de disfrute y diversión.

Así descubrí hace unos días “Being Human”. Esta ficción británica estrenada en 2009 me ha roto los esquemas en cuanto al tratamiento de lo sobrenatural que se puede ver actualmente en la tele.
Acostumbrada a los vampiros sexy-sádicos de True Blood, los “teen” de Vampire Diaries, las cute-witches de Secret Circle… (Esto ciñéndonos únicamente a la ficción norteamericana) La serie de la BBC Three es un cambio de prisma de lo más interesante.

Si bien es cierto que alguna de las ficciones americanas que he mencionado es de lo más light y solo se preocupa de los amoríos, en ocasiones tratan también de dibujar ese conflicto que sufren los sobrenaturales entre su lado monstruoso y el humano, al que suelen desear aferrarse. Pero he de confesar que hasta Being Human ninguna había logrado transmitirme la tensión de esa lucha interior.

Un vampiro (Aidan Turner), un hombre lobo (Rusell Tovey) y una fantasma (Lenora Crichlow) comparten piso en Bristol en un intento de llevar una vida normal lo más humana posible. Podría ser el planteamiento de una comedia de situación con toque siniestro, pero no es exactamente el caso.
Este drama creado y escrito por Toby Whithouse deja clara sus pautas de franca y cruda realidad desde los primeros minutos del piloto.

Cada uno de los miembros de esta peculiar pandilla tiene una forma de afrontar su lado menos natural. Esta posición cambia a medida que exploran su condición desde un punto de vista humano que se ve perturbado por aquellas características de su ser sobrenatural contra las que es casi imposible luchar.

Es como una versión dura y en ocasiones casi terrorífica de aquel friendly “i’ll be there for you”.
Si buscas efectos increíbles y espeluznantes no has venido al lugar adecuado, esa es una cuestión totalmente accesoria en este asunto que se centra más bien en la convivencia entre seres que no deberían existir, y menos compartiendo piso, que tratan de buscar la razón de su existencia.

A pesar de esas dosis de horror el humor más british se cuela inevitablemente por lo extraño de la situación, por ese afán de plasmar el día a día, y porque en ocasiones la tensión es tan grande que hay que soltarla por algún sitio. La persecución que no deja margen y el histerismo que se apodera de dos de los protagonistas con frecuencia, hacen que el espectador bascule siempre entre el espanto y la risa macabra.

La primera temporada consta de seis episodios de 48 minutos, y las siguientes de ocho de la misma duración. Actualmente se esta emitiendo la cuarta temporada, en la que esa estructura construida entorno a una huida constante no ha cambiado como lo han hecho sus protagonistas. El vampiro Mitchell, por ejemplo, abandona la serie en la tercera temporada.

Este ha sido mi descubrimiento de los últimos días. Anímate y aparca Homeland, Smash o Once Upon a Time para disfrutar de algún tesorito perdido, te ahorrarás la espera de un episodio a otro y ampliarás tus horizontes audiovisuales… todo son ventajas :)

2 comentarios:

  1. Pues el otro día la pillé en la tele (a altas horas...) y la verdad que pensé: "no tiene mala pinta". Además creo que era el primer capítulo... pero el sueño pudo conmigo.

    ResponderEliminar
  2. Pues es muy muy recomendable! A mi me sorprenden todos los episodios! Sobretodo por la cantidad de cosas que pasan en cada uno de ellos! Yo es que detesto las series en las que no pasa nada en varios episodios... ^^

    ResponderEliminar