27 mar. 2011

Porque reírse es muy sano/ necesario señores.

Comedias románticas entre amigas, con palomitas… es uno de los planes que más me gustan, aunque a veces la peli en cuestión decepcione lo suyo por mucho que vayas sabiendo donde te metes, con una actitud positiva y la mente abierta.
La verdad, no soy una espectadora difícil de complacer, pero si una fan del cine exigente.
Admiro las películas que son productos de verdad, llamarme comercial, acertareis, pero es que esa es una de las finalidades de un film, no montarse una empanada mental infumable dirigida a un 10% del publico…

“Sin Compromiso”, es la peli que llena salas este finde. De gancho tiene a la ganadora del Oscar a la mejor actriz en su última edición, Natalie Portman, más bella que nunca aunque demasiado delgada para mi gusto; y a uno de los más incansables twiteadores del mundo, miembro del equipo de los franquen-nenes, por su tamaño lo digo (los seguidores de Glee me comprenderéis), Ashton Kutcher.
Señores no estamos ante un pastelón de gracia justita, no, no, no. El otro día leí por ahí, no recuerdo donde, ya lo siento, a un critico que comentaba que Natalie en el pasado juró y perjuró que no le interesaba hacer este tipo de cine pero que se lo pensó con esta peli… Normal que se lo pensase.

Me encanta escuchar los comentarios que recorren la sala cuando se termina una peli, ese momento en que todos nos giramos al acompañante y creyéndonos Boyero soltamos la sentencia final: “Maravillosa”. Esta fue la palabra que soltó un caballero de la fila de atrás que disfrutó lo mismo que yo. Nos reímos juntos más que todo el resto de los espectadores. Yo por mi parte: “De lo mejorcito que he visto desde Resacon en las Vegas”, y eso sabéis que es decir mucho.

La naturalidad de esta actriz de la que hemos disfrutado todos en el peliculón “Cisne Negro”, construye en si un universo en el que nos creemos a pies juntillas como verdades universales todos los dimes y diretes de las relaciones sentimentales en esta historia. Pero no sólo ella tira del carro. Kevin Kline, el padre del franken-nene está tan estupendo como siempre. Y no os dejéis engañar por las antiguas manufacturas de su dire, Ivan Reitman. Que si, viene de hacer “Mi super ex novia” pero un error garrafal lo tiene cualquiera…

El guión de este “anti-pastel” es ágil, tiene ritmo. Hay momentos cómicos para todos. Desde aquellos que surgen por el conflicto entre la pareja protagonista, hasta los que lo hacen de la alusión a otras películas, o a letras de canciones, o a clichés femeninos desde un punto de vista “diferente”. Gracietas para complacer a una sala abarrotada de personas de todos los gustos y colores.

Soy defensora de las comedias, por ello me irrita profundamente la sobre valoración de los dramas frente a estas y los prejuicios con los que muchas personas se plantan ante este tipo de productos.

Si os decidís a ver “Sin Compromiso” que sea olvidando que es una comedia romántica y os reiréis de lo lindo, seguro.

2 comentarios:

  1. Hoy, domingo, me han intentado convencer para ir al cine. Entre drama, nunca me abandones, y comedia Sin Compromiso. Al final, no me han convencido ni para ir al cine. Tengo, miedo a que les falte chispa tanto a una como a otra. Si te hubiera leído antes, igual, habría ayudado a convencerme. Ahora, habrá que esperar al próximo fin de semana.

    Muaka

    ResponderEliminar
  2. Ju! pues yo creo que te habrías echado unas risas eh??? Yo me lo pase muy bien... aunque ahora me hacen dudar de si es que la peli de verdad hace gracia o es que yo soy de risa fácil! XD

    ResponderEliminar