29 jun. 2011

Jornada Vampiril.

Normalmente veo las cosas cuando me apetece. Si, es cierto que en muchas otras ocasiones me pego a la actualidad pero estas suelen estar ligadas a un ansia extrema por seguir algo… una “urgencia” que no tiene nada que ver con la fama de un producto audiovisual, lo recomendadísimo que te venga, o lo mucho que se comente. Sale de dentro.

Hoy he visto el final de la segunda temporada de “The Vampire Diaries”, que si, esto si que son vampiritos teen, pero me ha hecho reflexionar sobre la libertad de los guionistas estadounidenses.

Aquí tenemos el problema de la esclavitud frente a la audiencia igual que sucede en los ámbitos televisivos de todo el mundo. Habrá que sacar rentabilidad para poder seguir dando vida a ficciones que nos deleiten. La diferencia que reside en nuestro país es que ese pánico a no ser vistos y seguidos, a que una cadena diga, “se acabó”, matamos la serie, paraliza las tramas.

Si, ocurren cosas, pero el miedo coarta que sucedan muchas otras. En resumen aquí si no estamos hacia el final de una serie, cuando ya te han dicho que no hay manera… no matamos a nadie, y luego cuando no hay marcha atrás nos cargamos a medio cast…

Algo muy poco serio señores… Estos chupasangres hormonados van por la segunda temporada y se van cargando a “protagonistas” a dentellada. Que si, es una serie ligada a la muerte y que juega con ella en cada capitulo, pero oye que hay que guardar un poquito la coherencia.

Estoy continuando el tren de pensamiento hacia el final de “Los hombres de paco”… La muerte puede estar presente en mayor o menor medida en una serie policial, lo que no puede ser es que el tono cómico desaparezca para dejar paso a una masacre hacia la despedida de la historia.

Todo esto me transmite la sensación de que en nuestro país somos menos dueños de las historias y más esclavos de los espectadores… Pero la cosa está en que desde el estatismo y esos cambios bruscos hacia el final de las tramas, también se pierden seguidores…

La costumbre de ver estos desaguisados ha hecho que la ficción en España tenga una fama terrible. Y lo de la imagen es importante. Esa es una de las ventajas con las que juega la HBO. Solo leer esas siglas te da una garantía de calidad del producto. Se lo han labrado ellos por supuesto… se han ganado la libertad de movimiento de la que disfrutan.

Perderán la cabeza abusando de la confianza de sus acólitos? Con “True Blood” parecen estar tomando ese camino.

El 4x01 demuestra que cortan lazos con la novela. La cosa ya tira por otros derroteros… El tratamiento de los parientes “especiales” de Sookie… demasiada fantasía. Que si, que los vampiros y los hombres lobos tampoco existen pero a la vista los primeros solo tienen un par de colmillitos y los segundos o son lobos o humanos… y además resultan de lo más sexy. Esta nueva rama de criaturas no se mezcla muy bien con lo que estaba asentado… cuesta. Aun es pronto para vaticinios, y yo soy la primera que deja cancha así que veremos como evoluciona la temporada, pero de momento… relectura demasiado personal de lo escrito por Charlaine Harris que… será para mal como ocurrió con Maryann, la ménade petarda?

Eso si, este capitulo me ha hecho recordar porque recomiendo fervorosamente esta serie. Tiene un “discurso-mix” entre los dos protas guaperas que no tiene desperdicio, a parte de todo lo demás…

Ah! El final del capitulo… En fin que para los #muymuyfan solo tengo que decir: Team Eric!

No hay comentarios:

Publicar un comentario