30 oct. 2011

Once Upon A Time…

Entre series de policías, abogados, médicos, vampiros y ficciones llenas de crueldad, dramas sin vuelta atrás o comedias irónicas desde la dureza de la vida, surge esta historia que podríamos visualizar con un futuro difícil.

La inocencia requerida para entrar en el juego, frena a la mayoría de los críticos que rechazan la posibilidad de un final feliz como si les diese urticaria. Los datos de su estreno sin embargo apuestan por el triunfo del bien, ya que el piloto arrasó con cerca de 13 millones de espectadores, situando a esta revisitación de los cuentos clásicos como uno de los estrenos de la temporada.

La cadena ABC compensa así los datos de audiencia cada vez más preocupantes de su otra magnifica apuesta “PAN AM”, que se sitúa por debajo de los 6 millones de espectadores, en mi opinión injustamente… Pero no es la primera vez que calidad o éxito entre critica no se mezclan con las preferencias del público. La serie que narra las desventuras de las azafatas de la difunta Pan American, es altamente recomendable no sólo por la estética sino por sus tramas algo inusuales para la época en que esta situada, los 60.

Desde la cadena propiedad de Disney, deciden transportarnos a otros mundos quizá para compensar las dosis extras de realidad dura que vienen de la mano, por ejemplo, de la CBS y su 2 Broke Girls.

Curiosísimo vaivén el de este cuento de hadas entre la creencia en el triunfo del bien o lo opuesto. En los primeros cuarenta y tres minutos el contraste realidad-fantasía nos fascina gracias a los matices que empezamos a percibir entre los dos lados de la balanza.

No es la primera vez que la compañía Disney se embarca en un cruce entre la vida real y los personajes de cuento. Ya lo hizo en otro tono radicalmente distinto con “Enchanted”, una película que mezclaba animación tradicional con personas desde un punto de vista edulcoradamente rosa. Aun así encuentro ciertas similitudes, especialmente estéticas,  entre las brujas malvadas, Maléfica en la serie y Narissa, interpretada por la siempre estupenda Susan Sarandon en la película.

Un primer capitulo tiene el reto de agarrarnos el corazón e inclinarnos cariñosamente hacia los personajes, de impactarnos y darnos la sensación de fresco, nuevo y prometedor. Once Upon A Time lo logra con nota. No puedo esperar a ver como se desarrolla la historia!

SPOILER PD: Me hace una gracia especial el curioso trasvase entre los personajes de cuento y los habitantes de Storybrooke… Pepito Grillo el psicólogo y la bruja malvada de alcaldesa… Dice mucho de nuestra visión a siglo XXI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario