3 mar. 2014

Oscars 2014: Los chascarrillos de Ellen DeGeneres, las más guapas y las películas triunfadoras

Lupita Nyong'o recibe, con cara de asombro, a Steve McQueen director de la triunfadora '12 Años de Esclavitud'


86 ediciones de los premios más codiciados de Hollywood, y la gala brilla con mayor fuerza que nunca. Las actuaciones sencillas y acompañadas de la teatralidad justa, los montajes que nos hacen viajar a escenas cúspide de las películas más míticas, pero sobretodo, este año la ceremonia de entrega de los Oscars tiene que agradecer su esplendor a Ellen y quizá a Meryl pero de eso hablaremos después.


Ellen DeGeneres, presentadora de su propio show, más que curtida, luce habitualmente en su programa esa picardía con toques de inocencia que le permite preguntar sobre prácticamente lo que sea a los artistas que entrevista, sin que se sientan incómodos y tengan ganas de echar balones fuera.

No sorprende pues que tuviese a todos los actores presentes en el teatro encantadísimos, riendo y disfrutando desde que hizo su aparición en escena, con esa elegancia natural y esa ironía directa. Todos a excepción, probablemente, de Liza Minnelli a la que llamó travesti sin pestañear.

Más allá de ese momento un tanto menos sutil, la host de este año no ha hecho más que cubrirse de gloria y hacernos reír una y otra vez, hasta conseguir que la velada se convirtiera en una de las más divertidas que recordamos. 

Lo logró sacando selfies con los asistentes, mencionando la caída de Jennifer Lawrence el año pasado cuando subía a recoger su Oscar, bromeando sobre el presupuesto en modelitos y peluquería que le tiene que estar costando a Meryl Streep tanta nominación, o regalando unos rasca y gana a Bradley Cooper cuando perdía su estatuilla frente a Jared Leto.

El selfie tomado por Bradley Cooper que tuiteó Ellen el más retuiteado
 por delante del de la reelección de Obama con más de 3 millones de retuits


El cual es probable que reciba tantas alabanzas por su discurso de agradecimiento como por su papel en ‘Dallas Buyers Club’. El actor realizó la combinación perfecta entre puntilla política, lucha por la igualdad y amor por su madre, dejándonos creer que después de ese momento redondo no habría otro que nos arrebatase tanto.


Entonces sale Pharrell a escena para interpretar el tema ‘Happy’ nominado a mejor canción y se pone a darlo todo con Lupita Nyong’o, Amy Adams y sobretodo Meryl. La más grande Meryl. Esta actriz tan brillante y tan divertida que poco después se lanzaba a por, no uno, sino dos trozos de pizza en uno de los momentos más divertidos y surrealistas de la noche.



Ese en el que Ellen se corona como reina en eso de encajar product placements cuando aparece con el pizzero y se pone a organizar, y le da a Brad Pitt los platos que este reparte muy amablemente, mientras Julia Roberts dice que quiere una porción de queso y Jared, como no, coge un trozo para su madre. Lo mejor cuando la presentadora pide el dinero de la pizza a Sandra Bullock haciendo alusión al buen pellizco que se ha llevado gracias al éxito de taquilla de ‘Gravity’.


Película que ha salido más que airosa de esta edición de los premios Oscar al llevarse 7 estatuillas de las 10 a las que optaba incluyendo el Oscar a la mejor dirección para Alfonso Cuarón, el primer mexicano en ganar este premio. Merecidísimos todos los galardones técnicos, merecido también el premio a Cuarón, pero montaje? Frente a ‘Capitán Philips’?

Esa indignación probablemente la sintieran muchos cuando llegó la sorpresa de la noche. Porque el Oscar para Lupita, predecible, el de Cate Blanchett también lo veíamos venir, pero que momento ese en que Matthew McConaughey se hace con la estatuilla al mejor actor, frente a DiCaprio. Todos creímos que era el año de Leo, porque a la academia le encanta dar Oscars que habían dejado a deber… El problema es que disfruta todavía más premiando las transformaciones, y no ha habido una como la de Matthew. ‘Dallas Buyers Club’ ES sus magníficos intérpretes.


De ’12 Años de Esclavitud’ se podría decir que es la gran perdedora por conseguir tan solo 3 estatuillas de las 9 a las que optaba, pero el reconocimiento al Mejor Guión Adaptado y y a la Mejor película pesan demasiado. Ninguna sorpresa en la categoría más esperada de la noche, el pulcro, académico y perfecto film de McQueen cumple todas las características que conquistan en los Oscars.

En cuanto a los modelitos de las estrellas, somos fans de dos actrices que subrayaron que su buen gusto no se limita a un modelo puntual en la alfombra roja, sino que pueden lucir varios aciertos en una misma velada.

Lupita Nyong’o no pudo dar más en el clavo con su Prada en azul bebe para recorrer el paseíllo triunfal hacia su Oscar a la Mejor Actriz de Reparto. Pero el Miu Miu que decidió lucir en la posterior fiesta de Vanity Fair es igualmente espectacular.


La segunda en llevarse premio por doble acierto es Kate Hudson que decidió aliarse con Versace, tanto en la alfombra como en la fiesta de Vanity. Sin duda este fue uno de los diseñadores que triunfó en la noche del cine, ya que las artistas que lo eligieron han sido muy alabadas por su buen gusto.


Pero más allá de los wow aplastantes, por mucho que las expertas en moda se empeñen en buscar a una triunfadora absoluta en eso de lucir palmito, al final la cosa es cuestión de gustos.

Iban estupendas Lady Gaga de Versace, Sandra Bullock de McQueen, Emma Watson de Vera Wang y Camila Alves de Grabriela Cadenas.











Aquí os dejo la lista de los premiados y una repaso más exhaustivo por la alfombra roja.


Berta F. Del Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario