25 feb. 2015

5 razones para no perderse ‘El Ministerio del Tiempo’


Desde que ‘El Internado’ arrancase con esa pátina de fantasía y misterio, no me había encandilado tanto el estreno de una serie española. No por la falta de calidad de nuestra ficción, cada día más cuidada, sino porque la temática sigue estando bastante limitada.

El reto, discutido hasta la saciedad y todavía muy presente en nuestro prime time de tratar de alcanzar a todo tipo de espectadores con un mismo producto, resulta en comedias más o menos descendientes de ‘Los Serrano’, en series de época en mayor o menor grado, y en ficciones que apuntan alto y acaban arrepintiéndose a medio camino… Por lo mismo.

‘El Ministerio del Tiempo’ aun muestra las marcas de ese corsé tan apretado, pero sin duda supone un cambio y promete ser el comienzo de mucho más en la ficción de nuestro país. Y eso mola como muchísimo.

La serie es de visionado imprescindible por las siguientes razones:

1.- ‘O sea que la máquina del tiempo existe y además es española ¬¬’

Frases como esta, de humor castizo, insertadas en una situación tan fantástica, suponen un contraste genial, que está dispuesto a hacerte reír y fruncir el ceño a la vez en el momento menos esperado.

No es la primera vez que esa situación, de personaje de otra época descolocado y tratando de amoldarse a todo lo nuevo y desconcertante, provoca momentos cómicos;  pero de alguna manera en ‘El Ministerio del Tiempo’ el contraste es mayor por ese carácter ibérico que lo impregna todo.

No solo hablo de diálogos geniales, sino de un cuidado en los detalles, que ensalzan la serie irremediablemente.



2.- Con muchos ases en la manga

Porque a mí la mitad de los personajes me parecen bombas andantes. Todos aceptan ese descubrimiento tremendo como muy bien, pero nos faltan las típicas advertencias en plan ‘no cambies cosas que la lías parda’, y los nuevos funcionarios pintan rebeldes.

Lo que digo, bombas andantes, sobre todo el enfermero del Samur con el que arranca la historia, Julián, un hombre que ya era impredecible e incontrolable antes de asomarse a esa escalera interminable llena de puertas.

Amelia Folk, la universitaria del siglo XIX, parece muy templada pero su sutil inteligencia siempre la va a empujar a querer saber más… Una tendencia bastante peligrosa cuando uno vive a expensas del secreto.

Y ese saco de testosterona que es el patriota del siglo XVI, Alonso, ya me dirás tú.



3.- Men in Black + Harry Potter

Viene un señor trajeado con gafas de sol y te dice que las puertas del tiempo existen, que son el gran secreto del gobierno español y que salpican un abismo de escaleras que tienen la misma profundidad que el banco de Gringotts pero sin paga de navidad.

Y claro, te emocionas, y si eres un friki de pura cepa más, porque no te puedes creer que entres al trapo y encima de buen grado.

Andas en shock porque el argumento se desarrolla de manera tan natural que das el salto a esa realidad sin pestañear.

*Hay referencias claras a las ficciones que más nos gustan por todas partes… LO MÁS, y la serie se plantea como una historia de aventuras en la que el ‘imprescindible’ romance de momento no asoma la cabeza.

*Más sobre las influencias de ‘El Ministerio del Tiempo’ en Bluper.


4.- Las mujeres al mando

‘El beso’ no es más que otro granito de arena hacia la ansiada igualdad, fingida que no conseguida.

Que la encargada de tomar las decisiones en un equipo de mayoría masculina sea una mujer que en su época no habría soñado con poder desempeñar ese papel, saca a colación un debate todavía imprescindible. Definitivamente otro granito de arena más que necesario.

Hemos vivido cómodamente engañados pensando que la igualdad en la ficción era una cosa hecha, como en la realidad, porque eso del machismo estaba erradicado… Menos mal que de repente ‘se lleva’ todo lo contrario.

Lo aceptemos o no, queda mucho camino por recorrer y cada pequeño detalle que pueda filtrarse a la sociedad desde la televisión pública debería ser celebrado.



5.- Por el personaje Lola Mendieta

El elenco de actores hace un trabajazo. Soy fan en especial de Cayetana Guillen Cuervo y de Nacho Fresneda, pero todos comparten el mérito de plasmar la historia con una verosimilitud aplastante.

Sus respectivos personajes encandilan desde el primer momento, pero el que más promete es el interpretado por Natalia Millán, Lola Mendieta, porque apunta maneras en eso de exponer las grietas y los contras del ministerio que tan blanco es a nuestros ojos ahora mismo…

O eso o es una terrorista del tiempo, cosa que también me vale.

¡En fin!, si te he convencido para ingresar en el ministerio del tiempo tienes una cita los lunes a las 22:15h en TVE.

Berta F. Del Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario