4 nov. 2012

El country y el rollo sureño. ‘Nashville’ vs ‘Hart of Dixie’


Ya sabemos que las tramas de ‘Hart of Dixie’ son ligeras y que es una copia barata y sentimental de ‘Doctor en Alaska’, que se sostiene únicamente gracias a sus triángulos amorosos. Pero todo esto no le quita que sea un ejemplo en eso de capturar la esencia sureña, algo que intenta desesperadamente lograr ‘Nashville’ desde su segundo episodio.

Porque con el piloto, me engañaron. Su estructura, diseñada como la de todos para impactar al espectador, me resultó de lo más atractiva. A pesar de que odié desde el minuto uno la trama política, la serie logró ilustrar en mi mente la promesa de algo que no es lo que me estoy encontrando.

En ‘Nashville’ no pasa nada. Las tramas avanzan al ritmo de procesión. Estoy del ‘vente de gira conmigo’ entre Juliette y Deacon hasta el moño, no tanto por la cantidad de capítulos sobre los que se extiende la trama, sino por el número de escenas que gastan en ponernos a Juliette como una plasta, mema y caprichosa insoportable. Que si, puede ser su objetivo que la odiemos, pero a mi me parece insoportable. Será porque soy de las que prefiero adorar a las antagonistas, como hago con Victoria Grayson ('Revenge').

Además, nada va a lograr distraerte realmente de lo insoportable que te resulta la estrellita, porque las canciones que amenizan el cotarro son igual de insulsas. Si escribes una serie que se apoya en la música country, subrayando la rivalidad entre dos estrellas de generaciones distintas, deberías marcar su diferencia también mediante la música… Pero que queréis que os diga, a mi los temas me parecen todos muy similares además de flojos, muy flojos. Llamadme inculta musical.

Esto es algo que en la serie de la CW no hacen tan mal. Que no realizan el mismo uso de la música, es algo que esta clarísimo, pero en ‘Hart of Dixie’ la ambientación es mucho mejor. No solo gracias a la banda sonora que es excelente, sino también a la escenografita y el vestuario. Que si, que es la versión más estereotipada posible, pero te mete en ambiente.
En ‘Nashville’ apenas se aprecia el toque sureño muchas veces. Quizá en alguna escena se deje notar gracias al recurso de ‘las botas estilo cowboy’ pero, por lo demás, podrían decidir mañana pasarse al pop y no nos daríamos ni cuenta.

¿Que quizá espero mucho de ‘Nashvile’, mas de lo que originariamente esta destinada a ser? Seguro. No voy a ser yo la única que escape a los prejuicios que se forman en torno a las cadenas madre. Todos tenemos una idea asociada a CW y otra muy distinta a ABC. Y eso nos influye a la hora de ver sus series tanto como les influye a ellos a la hora de desarrollarlas. Si ‘Nashville’ dejase sus pretensiones a parte y abrazase libremente su condición de guilty pleasure, lograría ser banal pero entretenidilla y encontrar un lugar en alguno de nuestros estados de ánimo.

Porque yo cuando paso de cosas densas y he tenido un día duro, disfruto como una enana de las aventuras de la doctora neoyorkina en Bluebell, porque ya se lo que puedo esperar y su ligereza me entusiasma. Si, confieso que tengo mi momento ‘Hart of Dixie’ y aun no he encontrado uno para ‘Nashville’… Lo mismo me programo una noche sureña a ver si arrastro el entusiasmo de una a otra. Ja!

@bfkastillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario